guerra entre Rusia y Ucrania

¿Cómo afecta a la economía la guerra entre Rusia y Ucrania?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Obviamente lo más importante son las vidas que se perderán por guerra entre Rusia a Ucrania, pero las acciones militares en Ucrania ya traen a la economía global de cabeza y mordiéndose las uñas de los nervios de una posible segunda recesión en tres años. Aquí te contamos un poquito más al respecto. 

Primero hay que dejar algo muy claro

La guerra no es un buen negocio. El Instituto para la Economía y la Paz, al analizar datos macroeconómicos tras distintas guerras en las que participó Estados Unidos, sostiene que la deuda pública aumentó, el consumo e inversión bajó y tanto la inflación como los impuestos subieron como la espuma. 

Y si de por sí la guerra ya es un mal negocio…

Se vuelve el peor business del mundo cuando la situación económica ya viene de mírame y no me toques. Como lo has escuchado hasta el cansancio, la pandemia implicó un frenón impresionante para la economía global, además de que las cadenas de suministro están hechas un cuello de botella, hay escasez de suministros y la inflación está llegando a máximos históricos. 

A todo esto…

Hay que sumarle que Rusia y Ucrania son de los principales productores de petróleo, gas, maíz, trigo, centeno, cebada y muchísimos minerales como el oro.

Así que obvio, la economía reaccionó 

Vladimir Putin apenas había anunciado la operación militar a Ucrania el miércoles por la noche y los indicadores económicos ya empezaban a moverse. El precio del petróleo rozó los $100 dólares por barril, el nivel más alto desde el 2014. Las bolsas rusas tuvieron caídas de hasta el 45%, mientras que Wall Street también sufrió un bachecito, mientras que el precio del maíz y trigo también subieron considerablemente. 

¿Te olvidaste de las sanciones?

La comunidad internacional no se quedó cruzada de brazos con las acciones de Putin, y rapidísimo empezaron a ponerle sanciones financieras monumentales a Rusia. Obvio, están destinadas a asfixiar la economía de Moscú, pero en un mundo tan globalizado, nos van a terminar afectando a todos. 

¿Un par de ejemplos?

Una de las sanciones más importantes fue cancelar la certificación de Nord Stream 2, un gasoducto que iba a llevar energéticos de Rusia a Alemania. Obvio, esto fue un trancazo para las finanzas rusas, pero Europa también salió bailando. La mitad de la inversión, de unos $11,350 millones de dólares, la cubrieron empresas europeas, mientras que Alemania necesitaba urgentemente este gas para combatir la escasez y la alza de tarifas. 

¿Y qué onda con la tasa de interés?

Los analistas coinciden en que es poco probable que la guerra cambie la opinión de la FED de subir sus tasas de interés en la reunión que tendrá el 15 de marzo. Lo que sí podría pasar es que la Reserva Federal no sea tan agresiva en el porcentaje en el que subirá sus tasas para no encarecer el precio de la deuda que tendría que contraer Estados Unidos para entrar a un conflicto armado a gran escala. 

¿Qué esperar ahora?

Lamentablemente no se ve que la guerra vaya a terminar pronto y las tensiones geopolíticas seguirán al cien. Así que muchos economistas dicen que es casi un hecho que la recuperación económica post-cobicho va a tardar aún más, además de que la inflación y las cadenas de suministro continuarán siendo un caos por un rato más. Ah claro, y que los commodities como el gas, petróleo, maíz, trigo y muchos minerales subirán de precio. 

¿Te quedaste con alguna duda? Pregúntanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Qué esperas?

Entérate de lo que pasa en el mundo de las finanzas en tan solo 5 minutos.